24 de marzo: Día Mundial para luchar contra la Tuberculosis

24 de marzo: Día Mundial para luchar contra la Tuberculosis

Caracas, 24.03.17 (Cortesía YVKE Mundial).- El 24 de marzo de cada año se conmemora este día y el lema elegido por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) para este 2017 es Unidos para poner fin a la tuberculosis (TB).

Te invitamos a informarte sobre esta problemática que representa una amenaza para el desarrollo y la seguridad sanitaria mundial porque se traduce en 1,4 millones de personas fallecidas anualmente como resultado de la tuberculosis. Por ese motivo, la OMS aumenta sus esfuerzos y hace un llamado a las comunidades, los gobiernos, la sociedad civil y al sector privado para lograr un trabajo colectivo. En tal sentido, el lema de 2017 hace referencia a esa conjunción de acciones dirigidas a lograr:

La prevención de la tuberculosis y aliviar la pobreza.

Impulsar la investigación y la innovación.

Mejorar el diagnóstico, el tratamiento y la cura.

Poner fin a la discriminación y al estigma.

La tuberculosis es una enfermedad muy antigua, ya que se encontraron lesiones de posible causa tuberculosa en huesos de momias egipcias que datan de 3.700 años a.C.; al principio fue tomada en cuenta como una afección poco frecuente hasta que se crearon las grandes ciudades en condiciones de hacinamiento y pobreza. La situación se agravó de tal manera que en Europa se convirtió en la causa del 25 % de mortalidad y era conocida como la gran peste blanca. Posteriormente, llegó al continente americano con la inmigración europea.

Transmisión y diagnóstico

En el momento en el cual la persona afectada habla, tose o estornuda se diseminan los gérmenes en el ambiente: una vez que están en el aire pueden sobrevivir durante varias horas y cuando se inhalan esas gotitas se produce la infección.

Dependiendo del estado inmunitario -es decir, de las defensas de la persona- se desarrollará o no la enfermedad. Otro factor a tener presente es que existe mayor posibilidad de contagio si el contacto con el enfermo es prolongado. Los más susceptibles en contraer esta afección son los que poseen un descenso de sus barreras inmunitarias naturales: diabéticos, desnutridos, alcohólicos, drogadictos, personas infectadas de VIH-SIDA o las que se encuentran bajo tratamiento con medicamentos inmunosupresores. Por esta razón, se dice que el bacilo que produce la tuberculosis es un germen oportunista.

Es usual que la persona enferma presente los siguientes síntomas: tos que dura más de un mes, malestar general, adelgazamiento moderado, sudoración de predominio nocturno y fiebre no muy elevada. Los pulmones son los órganos que con más frecuencia se ven afectados.

El diagnóstico tiene lugar cuando el individuo muestra síntomas que hacen sospechar la presencia de la enfermedad y esto se hace mediante la prueba de la tuberculina y la radiografía de tórax. Además, se confirma a través del hallazgo del germen en la expectoración.