Hace 235 años nace Andrés Bello y en su honor se celebra el Día del Escritor

Hace 235 años nace Andrés Bello y en su honor se celebra el Día del Escritor

Caracas, 29 de noviembre de 201 (Cortesía VTV).- Hace 235 años, el 29 de noviembre de 1781, nació en Caracas el poeta, educador, político y diplomático Andrés Bello, hombre insigne de la literatura e historia de Venezuela, y en su honor se celebra en el país el Día del Escritor.

Su nombre era Andrés de Jesús María y José Bello López, que además de ser maestro se destacó como filósofo, poeta y filólogo, hijo primogénito de Bartolomé Bello y Ana Antonia López.

Entre sus obras literarias figuran Historia de la literatura antigua, El otro Bello, Crítica a Homero, Crítica a Ovidio y Crítica a Horacio.

Este insigne personaje fue también un traductor, ensayista, educador, político, diplomático y jurista venezolano de la época pre republicana de la Capitanía General de Venezuela, considerado como uno de los humanistas más importantes de América y quien contribuyó en innumerables campos del conocimiento.

Andrés Bello fue maestro del Libertador Simón Bolívar y participó activamente en el proceso revolucionario que llevaría a la independencia de Venezuela.

Bello se destacó en Chile por su gestión, por lo que fue designado titular Oficial Mayor del Ministerio de Hacienda, Académico del Instituto Nacional, además de ser el fundador del Colegio de Santiago.

Igualmente participó en la actividad literaria y cultural en el llamado Movimiento Literario de 1842.

Ese mismo año, con la fundación de la nueva Universidad de Chile, le fue otorgado el título de primer rector. Con estas célebres palabras, Bello inauguró la Universidad en la nación chilena: “Las ciencias y la literatura llevan en sí la recompensa de los trabajos y vigilias que se les consagran. No hablo de la gloria que ilustra las grandes conquistas científicas; no hablo de la aureola de inmortalidad que corona las obras del genio. A pocos es permitido esperarlas. Hablo de los placeres más o menos elevados, más o menos intensos, que son comunes a todos los rangos en la república de las letras”.