Niños pueden sufrir cambios de conducta por uso inadecuado de tecnología

Niños pueden sufrir cambios de conducta por uso inadecuado de tecnología

Se recomienda a los padres y representantes supervisar a los pequeños mientras utilizan videojuegos y redes sociales

Caracas, 27.09.26 (Prensa MPPS).-  El uso inadecuado de videojuegos y redes sociales por parte de los niños y adolescentes, sin supervisión del adulto, pueden generar una nueva modalidad de adicción, creando cambios en su conducta y afectando sus relaciones sociales.

De acuerdo a la opinión de Humberto Castillo, director del Programa Nacional de Salud Mental del máximo organismo sanitario del país, este tema de las adicciones no solo abarca el uso de sustancias tanto legales como ilegales sino también incorpora el uso inapropiado de la tecnología.
En tal sentido, señaló que los avances tecnológicos han permitido que esta población tenga mayor acceso a más temprana edad. Su uso incorrecto es perjudicial en los niños y jóvenes, quienes comienzan a alienarse, apartándose de sus actividades cotidianas de manera automática, afectando así el desarrollo cerebral debido a los largos períodos de tiempo que dedican a videojuegos y redes sociales.
Subrayó que este problema está siendo abordado -de forma integral- por especialistas, señalando su preocupación porque las familias no tienen las herramientas necesarias para afrontar esa situación.
El especialista en salud mental prosiguió: “Estas personas suelen tener efectos neurológicos, desencadenando patologías como: inestabilidad cerebral y estados convulsivos (aunque estos no suelen ser frecuentes). Además, pueden  generar otros tipos de alteraciones: comportamientos agresivos y violentos.
Aseguró que el manejo de la tecnología se hace sin ningún control y esto ocasiona efectos sobre la conducta del individuo. Estudios revelan que a medida que el niño y/o adolecente son expuestos a estos dispositivos digitales -en donde prevalezca agresividad- ellos comienzan a repetir ese tipo de comportamiento tanto inmediato como a mediano y a largo plazos, porque no hay ningún tipo de supervisión.
“Esto hace que el infante y/o joven puedan tener un proceso de distorsión y retrasos cognitivos, que pueden afectar la atención, el rendimiento y dificulte su proceso de aprendizaje”, agregó.

Recomendaciones

Para garantizar su salud mental, Castillo recomendó a los padres y representantes mantener una buena interacción con los niños y jóvenes de manera que puedan explicar, vigilar y brindar asesoría sobre el uso apropiado de la tecnología, con el fin de evitar que pasen largas horas con un dispositivo móvil y computadoras o tabletas, usando videojuegos y redes sociales.

Anabel Lis Ovalles / Foto. Archivo