“Producción nacional de medicamentos fue una visión estratégica del comandante Chávez”

“Producción nacional de medicamentos fue una visión estratégica del comandante Chávez”

Gerardo Briceño, director del Sefar en “Parafraseando con Frasso” (VTV):

Caracas, 28.08.16 (Prensa Espromed Bio).- “Después de tantos años luchando contra las transnacionales farmacéuticas, tenemos producción nacional de medicamentos, que fue una visión estratégica del comandante Chávez, expuesta en el primer plan socialista de la nación y reafirmada en el segundo plan, ahora con frutos significativos en esa área productiva”.

Así lo manifestó el director general encargado del Servicio Autónomo de Elaboraciones Farmacéuticas (Sefar), Gerardo Briceño Alviarez, en entrevista con el periodista Francisco Solórzano (Frasso) para el programa “Parafraseando con Frasso”, transmitido la tarde de este domingo por Venezolana de Televisión y que estuvo dedicado a promover la labor de dos de los puntales del denominado Conglomerado Farmacéutico del país.

Referencia del quehacer comunitario

A cuadra y media de la estación Las Adjuntas en la línea 2 del Metro, al oeste de Caracas, el Sefar se ha convertido en un centro de referencia comunitario pues más allá de la entrega gratuita de medicamentos están las mesas de agua, operativos de alimentación y hasta la cesión de espacios para que la comunidad se reúna. En sus galpones laboran 400 personas involucradas en la distribución y producción de fármacos.

Rondan los mil usuarios los que diariamente van a retirar su tratamiento sin costo alguno, “tenemos una farmacia indicada para todas aquellas personas que busquen medicamentos de rotación farmacéutica, no hospitalarios, que vayan con su récipe e informe médico”, resaltó Briceño.

En cuanto a los fármacos que garantizan, dijo: “El Ministerio de Salud, como política, tiene medicamentos esenciales y genéricos basado en una lista de medicamentos esenciales publicada en el año 2006 y reafirmada en el 2015, que son la gran mayoría de medicamentos que atienden a la mayor cantidad de patologías que presenta la población. No tenemos medicamentos innovadores que no demuestran un costo-efectividad importante sobre el paciente, que implican un costo económico sobre el Sistema Público Nacional de Salud”. _MG_9492

Quien vaya al Sefar debe registrarse en el sistema. Para las enfermedades crónicas, el registro posibilita la entrega de medicamentos por larga data de aplicación, por ejemplo tres meses; si al cabo de ese lapso se cambia el tratamiento por indicación médica, el Sefar entrega el nuevo. Si son medicamentos prescritos por alguna particularidad, por ejemplo antibióticos, se entrega sólo la dosis señalada en el récipe.

Adicionalmente distribuyen a la red estatal de farmacias Farmapatria, que si bien expende productos a precios solidarios, también posee entrega de medicamentos diferenciada de manera gratuita.

Punto y maqueta

A través de la “distribución punto-punto”, el Gobierno nacional coloca directamente los medicamentos a disposición de los ambulatorios, en un esfuerzo por acabar con las complicaciones logísticas que impedían su acceso por parte de las comunidades. Comunidad y Fuerza Armada intervienen en la estrategia para que “el medicamento, en vez de llegar a la Dirección Regional de Salud y después a los Distritos Sanitarios, llegue directamente a la comunidad y sea ésta la que controle el medicamento”, aclaró el vocero.

Para llevarla a cabo, el Sefar –adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Salud- posee cinco almacenes robotizados en Miranda, Aragua, Anzoátegui, Barinas y Lara, que bajo el esquema de “maqueta” regionalizada y sectorizada distribuyen fármacos e insumos médico-quirúrgicos a todo el país. “La maqueta es la necesidad del ambulatorio o del hospital llevada al Ministerio de Salud, revisada con el movimiento hospitalario para poder entregar a cada uno de los centros lo que realmente necesita”, apuntó.

Parte de la política del MPPS y de su titular, Luisana Melo, es justamente hacer la distribución más efectiva, respuesta que hallaron en la organización de los recursos disponibles: “Usando la red del Estado, usando unos almacenes robotizados ya funcionando”, aseguró Briceño; de esta manera se hizo frente a la significativa desorganización que había con el despacho de fármacos e insumos hacia el sector público.

Producción para arrancar el motor

La reactivación de la planta este año ha sido uno de los objetivos del MPPS, pasar de la distribución e importación al tema productivo en consonancia con los motores de la Agenda Económica Bolivariana propuesta por el Presidente de la República, Nicolás Maduro, y reafirmada con la Gran Misión Abastecimiento Soberano.

Con esa visión, Briceño habló de las metas del Sefar para el resto del año: Producir unos 400 mil estuches de Fenobarbital, anticonvulsivo que dejó de elaborarse en el país porque a las transnacionales no le era rentable, lo importaban a costos elevados; Acetaminofen, producto regulado que la industria no fabrica porque le sale costoso; Cloroquina, tratamiento antimalárico que tampoco producen porque la malaria es “una enfermedad de pobres” y estos no pueden adquirir el producto; próximamente comenzarán a producir el anticonvulsivo Carbamazepina; además de Suero Oral para los niños. _MG_9512

Biotecnología en prevención

El ingeniero industrial Gerardo Briceño preside desde junio 2014 la Empresa Socialista para la Producción de Medicamentos Biológicos (Espromed Bio), C.A., otro ente del Ministerio de Salud localizado en terrenos de la Ciudad Universitaria, Los Chaguaramos. Allí, una nómina de 367 personas hace su esfuerzo diario en los laboratorios y áreas administrativas cumpliendo estrictas normas de manufactura y bioseguridad.

“Hacemos tres cosas con bacterias: difteria, tétanos y pertussis, que es fermentación en bacterias. Entonces hay que tener cuidado con el uso de los virus y las bacterias, porque saliendo o entrando podemos traer virus o contaminación hacia adentro de nuestros laboratorios”.

Espromed también acondiciona productos en el marco de convenios internacionales, entre ellos Eritropoyetina de 2.000, 4.000 y 10.000 Unidades Internacionales (UI), Filgrastim -ambos contra el cáncer-, además de las vacunas (pentavalente, hepatitis B adulto y pediátrica, y meningocóccica BC). “Para nosotros esa línea de vacunas es importantísima porque es la prevención de la enfermedad antes de que ocurra, y es una de las políticas del Ministerio”.

En su opinión, lo fundamental del acondicionamiento es el personal formado para garantizar la equidad en el acceso a medicamentos y la calidad de los productos; a la par de reportar ahorros en divisas al Estado venezolano: unos 34 millones de dólares al Seguro Social y 20 millones de dólares al MPPS durante 2015, mientras que las economías de este año pudieran superar los 60 millones de dólares.

Diez productos constituyen la oferta de Espromed Bio, aparte de los ya citados se incluye Rituximab, anticuerpo monoclonal para el tratamiento del cáncer que gracias a un acuerdo con la India autorizado por el Presidente Maduro estará disponible en el país.

Finalmente, Gerardo Briceño resumió así la filosofía que rige tanto al Sefar como a Espromed Bio: “Parte de nuestra misión y por supuesto el legado del Comandante es la atención al soberano. Lo que nos impulsó nuestro Comandante Presidente Hugo Chávez Frías y que lo continuó nuestro Presidente Maduro fue ese amor por el prójimo, el amor por el que está al lado independientemente de su condición racial, su condición religiosa y su condición política”. Fotos: Gerencia Relaciones Interinstitucionales