Protección y prosperidad del pueblo son los pilares de la Agenda Económica Bolivariana

Protección y prosperidad del pueblo son los pilares de la Agenda Económica Bolivariana

Caracas, 17 Feb. Cortesía AVN.- El presidente de la República, Nicolás Maduro, resaltó este miércoles que la Agenda Económica Bolivariana, diseñada por el Ejecutivo nacional para desarrollar todas las fuentes productivas del país, está fundamentada en la doctrina bolivariana para consolidar la prosperidad del pueblo y generar “la mayor suma de felicidad posible”, protegiéndolo de las acciones desestabilizadoras que promueve la derecha a través de una guerra económica.

En transmisión conjunta de radio y televisión, desde el Palacio de Miraflores, en Caracas, donde se dirigió al pueblo para anunciar medidas económicas, el Jefe de Estado expresó: “El sistema de Gobierno más perfecto es aquel que produce mayor suma de felicidad posible. Concepto maravilloso traído con fuerza de victoria, presente y futuro por el comandante Hugo Chávez”.

Durante su alocución señaló que la coyuntura económica que atraviesa el país, ocasionada por el desplome de los precios del petróleo y la guerra que promueve la derecha, será superada “encarándola con la unión nacional” de todas las fuerzas productivas del país.

“Toda esta situación, que todos conocemos, de mayor o menor grado, sencillamente encarándola con la unión nacional iremos superándola (…) con el esfuerzo nacional, la unión nacional de todas las fuerzas productivas del país, con una estrategia, con un solo impulso, con un solo espíritu”, enfatizó el Presidente.

Sistema económico sano

En este sentido, resaltó que el esfuerzo central de la Agenda Bolivariana de Economía se orienta a la construcción de un sistema económico sano, con métodos certeros y eficientes en cuanto a la producción, comercialización, distribución y fijación de precios.

“El esfuerzo central de nuestra patria tiene que ser recuperar nuestra economía, lanzar nuestra economía hacia nuevos estadios de trabajo, de producción, de desarrollo, de articulación. Tenemos que construir una economía sana en todos sus eslabones de producción; distribución, comercialización, fijación de precios”, explicó el Presidente.

Maduro hizo un llamado a la reflexión por parte de los sectores de la derecha nacional que, con mayoría circunstancial en la Asamblea Nacional (AN), rechazaron el Decreto de Emergencia Económica dictado por el Ejecutivo Nacional para hacer frente a la coyuntura que atraviesa el país.

Para lograr un sistema económico sano, insistió el mandatario, es necesaria la convicción y voluntad del pueblo venezolano para enfrentar las acciones de guerra económica que ha perpetrado la derecha desde hace dos años, con el propósito de socavar su temple y fortaleza.

“Las situaciones duras, complejas y difíciles no podrán quebrantar el carácter de un pueblo que está decidido a luchar, a vencer, a avanzar por encima de cualquier obstáculo y cualquier dificultad”, manifestó.

“Pido todo el apoyo de nuestro pueblo, del pueblo de Venezuela, de todos los sectores; o lo hacemos nosotros o lo hacemos nosotros, tenemos no solo el patrimonio moral de haber sido los parteros de la nueva historia, de la nueva constitucionalidad, tenemos un proyecto de patria, de país”, expresó el Presidente, y destacó que la Revolución defenderá, como siempre, los intereses nacionales y sociales de la nación.

14 motores de acción

Maduro llamó a todas las fuerzas políticas y sociales del país a orientar su trabajo para impulsar el desarrollo de la Agenda Económica Bolivariana, conformada por 14 motores de acción para fortalecer el aparato productivo, y exhortó a los sectores públicos, privados, sociales y a todo el poder militar a “ordenar su agenda de trabajo, y poner en el centro de todo el esfuerzo (…) por la construcción del futuro, y de un nuevo modelo económico, sostenible, diversificado, independiente, que tiene por objetivo central el ser humano”.

La Agenda Económica Bolivariana comprende el desarrollo de los motores que abarcan las áreas agroalimentaria, farmacéutica, industrial, nuevas exportaciones para generación de divisas, economía comunal, social y socialista; hidrocarburos, petroquímica, minería, turismo nacional e internacional, construcción, forestal, militar industrial, telecomunicaciones e informática y banca pública y privada.

Durante su alocución, el jefe de Estado se refirió de manera especial a la clase media, que representa el 60% de la población y habita en las principales ciudades y pueblos del país.

“A ustedes me dirijo hombres y mujeres de la clase media venezolana: vamos a unirnos, no perdamos tiempo en la diatriba de los odios, de los que han (dado) no sé cuántos golpes continuados contra la democracia, vamos a unirnos porque sólo nosotros podemos enrumbar este país”, manifestó.

El enemigo a vencer

El Mandatario nacional explicó que “la guerra económica, sin lugar a dudas, ha calado profundo (…) y en términos militares es el enemigo a vencer, que nadie dude de eso. Es un mecanismo que se instaló desde el exterior para atacar la moneda y sabiendo las dificultades que se han ido creando, se creó un sistema en relación al dólar falso, ficticio, que le ha hecho un gran daño a Venezuela”.

El jefe de Estado señaló que este sistema desestabilizador trata de atacar “a la moneda externa; de boicotear, sabotear todo el sistema de distribución y comercialización de precios; y de instalar un sistema de presión, de guerra contra el pueblo”.

También indicó que aunque Venezuela cumplió con el pago de 27.000 millones de dólares, correspondientes a sus compromisos internacionales, se mantiene un bloqueo financiero internacional contra el país, y alertó que la caída en la cotización del crudo, que se mantiene desde mediados de 2014, constituye el ciclo más largo de precios bajos que se ha registrado en los últimos 45 años.

Sin embargo, recalcó el Mandatario venezolano, en el año 2014 fue cuando comenzó el precipitado y sostenido declive de los precios del crudo. El impacto se evidenció cuando el ingreso de la nación cayó a 37.200 millones de dólares; un comportamiento que se agravó en 2015, cuando Venezuela cerró con ingresos petroleros por el orden de los 12.567 millones de dólares.

En 2014 fue cuando –explicó Maduro– Estados Unidos entró en el juego con la producción indiscriminada de crudo proveniente de yacimientos de esquisto, y extraídos bajo el método del fracking o fracturación hidraúlica, que tiene nocivos impactos sobre el ecosistema, y ha afectado el equilibrio del mercado y las relaciones entre los países productores y consumidores de energía.

“El objetivo de esta estrategia es lograr el control del mercado”, reiteró el Presidente, y advirtió que esta acción de Washington, conjugada con otras estrategias, “avisora una crisis financiera en puertas más grave que la de 2007 y 2008 (…). Es una realidad. Crearon una burbuja sustentada en petróleo de fracking que no pueden sostener ahora, y entonces, ahora crearon mecanismos de seguros para mantenerla, porque el objetivo es Rusia, acabar con Rusia, como potencia; el objetivo es Venezuela, acabar con nosotros; el objetivo es Irán. El Objetivo es la Opep (Organización de Países Exportadores de Petróleo)”.

Recordó que Venezuela es un objetivo apetecible porque además de ser un país rico en recursos naturales, hoy constituye un ejemplo de soberanía e independencia para pueblos del mundo.

Cultura tributaria

“Afortunadamente en Venezuela se ha construido una cultura tributaria”, dijo el jefe de Estado, al explicar que estas fuentes de ingresos son de vital importancia para “sostener las inversiones sociales, de infraestructura, obras públicas”.

Maduro informó que a partir de la reforma tributaria implementada en diciembre de 2015 por la vía Habilitante, este año ingresarán a la nación recaudaciones por un monto de 400.000 millones de bolívares.

“Este año quizás lleguemos a más del 90% en la inversión pública, entre tributo -que es riqueza interna- y petróleo, ¿se dan cuenta que sí podemos liberarnos de la renta petrolera? Vamos a poder. Sólo nosotros podemos echar adelante al país por la vía de la independencia, prosperidad y felicidad de todos”, expresó.

El Presidente comentó que en 2014, gracias a la Asamblea Nacional “digna, justa y bolivariana”, se le permitió aprobar nuevos tributos, perfeccionarlos, con lo que en 2015 fue posible captar 300.000 millones de bolívares, equivalentes al 90% de los ingresos para sostener la nación, destinados a pensiones, viviendas, educación y bienestar para el pueblo.

Comentó que es momento de avanzar en la instalación y desarrollo de una economía socialista productiva. “Quizás nos cueste hoy, mañana va a ser mejor, hasta que tengamos modelos productivos instalados”, dijo.

Para ello, el Gobierno Bolivariano implementará seis líneas de acción que incluyen aspectos en los servicios alimentarios y distributivos; nuevos sistemas de fijación de precios con la Ley de Precios Justos y el establecimiento real de los costos.

Asimismo señaló que estas acciones comprenden un esquema equilibrado del precio de la gasolina; un sistema de creación, captación, inversión y la administración de las divisas del país; un plan reforzado de empleo y protección del salario y las pensiones; y el plan de la revolución tributaria para seguir generando y captando la riqueza. AVN