Venezuela afina estrategias para reducir morbilidad grave, mortalidad materna y perinatal desde un enfoque de curso de vida

Venezuela afina estrategias para reducir morbilidad grave, mortalidad materna y perinatal desde un enfoque de curso de vida

Caracas, 23 de noviembre de 2017 (Cortesía OPS/OMS).- La Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) acompaña al Ministerio del Poder Popular para la Salud (MPPS) en el abordaje integral de la morbilidad grave y mortalidad materna y perinatal desde un enfoque de curso de vida y bajo la estrategia de atención primaria de la salud.

En ese sentido, durante el segundo semestre de 2017, se han realizado intervenciones que incluyen el fortalecimiento de las capacidades de gestión en diez hospitales priorizados por el MPPS y sus Áreas de Salud Integral Comunitaria (ASIC) en ocho estados del país, para el manejo de complicaciones potencialmente graves de madres y neonatos en el marco de la estrategia de regionalización materno-perinatal.

Asimismo, la estrategia que busca contribuir con el nacimiento digno, seguro y respetado ha permitido la capacitación de recurso humano tanto en el nivel primario de atención (equipos básicos de salud de consultorios populares) como en el hospitalario (especialistas y residentes en obstetricia, neonatología y pediatría) para la gestión clínica efectiva de los casos.

A la fecha se ha formado en la implantación de intervenciones beneficiosas para la salud de la mujer, niñez y adolescencia en momentos críticos del curso de vida a cerca de 500 trabajadores de la salud a través de talleres que incluyeron a cinco hospitales priorizados en Distrito Capital y los estados Miranda y Zulia, especialmente en el municipio Machiques de Perijá, con poblaciones pertenecientes a cuatro etnias indígenas.

Insumos esenciales para una respuesta adecuada y oportuna
Asegurar la calidad de la atención de las mujeres en edad reproductiva, embarazadas y neonatos incluye contar con el equipamiento básico (insumos, medicamentos, mobiliario médico y no médico) y las condiciones adecuadas de infraestructura en las áreas de atención obstétrica y neonatal. Por esto, el paquete de intervenciones incluye el fortalecimiento de la capacidad de respuesta institucional de los hospitales priorizados y los establecimientos de salud que asisten madres y neonatos en las ASIC correspondientes.

En consecuencia, la oficina de país de la OPS/OMS ha gestionado la compra de un grupo básico de medicamentos e insumos esenciales que “pueden hacer la diferencia en evitar muertes y morbilidad grave, y están indicados en las principales causas de morbimortalidad materno perinatal”, asegura Ariel Karolinski, asesor en Salud Familiar, Género y Curso de Vida de la OPS/OMS.

En el segundo semestre de 2017, se distribuyeron medicaciones esenciales para prevenir dificultad respiratoria neonatal, como son las ampollas de corticoides antenatales (dexametasona) para el tratamiento de 25 mil mujeres con amenaza de parto prematuro; y el tratamiento con surfactante pulmonar para tratar a 200 neonatos con dificultad respiratoria severa (primera causa de mortalidad infantil en menores de 1 año). Para el tratamiento de infecciones perinatales y sepsis, se entregaron más de 100 mil tabletas de amoxicilina y ácido clavulánico.

“Dar estas ampollas de dexametasona reduce en 50% el riesgo de que los niños tengan dificultad respiratoria al nacer, y disminuye en 40% la mortalidad neonatal. A esto se suma que a los neonatos que tengan dificultad respiratoria se les indica surfactante pulmonar, lo que estabiliza la capacidad de distensión de los alvéolos pulmonares y evita las complicaciones por insuficiencia respiratoria”, explica Karolinski.

Actualmente se complementa la distribución de 9 mil ampollas de hidralazina, droga de elección para el tratamiento de la hipertensión en el embarazo; y 80 mil tabletas de misoprostol para prevenir hemorragias posparto en los hospitales y direcciones regionales de salud de estados priorizados.

El abordaje integral para reducir morbilidad grave, mortalidad materna y perinatal comprende el trabajo mancomunado y la articulación de acciones entre los equipos técnicos del MPPS, las direcciones regionales de salud, directores de hospitales, coordinadores de las Áreas de Salud Integral Comunitaria, el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales, la Misión Médica Cubana, el Ministerio del Poder Popular para la Mujer y la Igualdad de Género y la OPS/OMS.