San Romero, el santo peligroso para Estados Unidos y los poderosos

San Romero, el santo peligroso para Estados Unidos y los poderosos

Caracas, 14.10.18 (Cortesía Correo del Orinoco).- Este domingo, San Romero llegó al Vaticano donde fue canonizado por el papa Francisco, haciendo oficial ante la iglesia el rol del Monseñor Óscar Arnulfo Romero, quien ya era considerado un santo por los pueblos pobres de su querida América.

Así lo recuerda, en entrevista exclusiva para teleSUR, el periodista y escritor uruguayo, Juan Raúl Ferreira, quien fue gran amigo del monseñor Óscar Arnulfo Romero, a quien conoció al llegar a El Salvador tras ser exiliado por la dictadura de Uruguay.

“¿Qué era Romero para Estados Unidos? ¡Era un peligro muy grande! porque era la voz de los que no tienen voz, pero sin tener un pasado que le pudieran enrostrar”, manifiesta Ferreira.

El periodista destaca la valentía y, al mismo tiempo, la humildad del santo. “Era una voz que escuchaba a toda América Latina, para no perder la esperanza. Sus armas eran la luz, la verdad y el amor (…) Transpiraba amor con una enorme serenidad”, afirma.

Palabras que también comparte el sacerdote Numa Molina, quien también participó de la cobertura especial de teleSUR, asegurando que Romero fue alguien que levantó la voz ante los potentados de este mundo, “que les gritó duro a los poderosos y esto hizo que se convirtiera en la voz de los sin voz (…) Es alguien que, en el contexto de América Latina, se atrevió a vivir el evangelio en profundidad y profecía (…) Tuvo el coraje que tuvieron los profetas del antiguo testamento”.

El jesuita venezolano se refirió a la ceremonia de hoy como la “Vaticanonización”. “Éste es el acto formal, pero el pueblo se ha encargado de canonizarlo desde hace mucho tiempo. (…) Hoy sólo se hace oficial dentro de la estructura de la iglesia católica”, asegura el Molina.

Asimismo, Numa Molina, afirma que Romero fue un santo incómodo para la iglesia de hoy. “Hay hoy en la iglesia de El Salvador, corrientes que están en contra de su canonización, lo que pasa es que no lo dicen, hipócritamente lo disimulan. Son los mismos que lo persiguieron y ahora aparecen muy romeristas“.

San Romero, el monseñor Óscar Arnulfo Romero, se inmoló, heroicamente, al decir en una de sus misas: “Yo les pido, les ruego, humildemente que paren la represión. En el nombre de dios les ordeno: dejen de matar”. Un día después, el 24 de marzo de 1980, fue asesinado, en plena homilía, por agentes de la dictadura salvadoreña con apoyo de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos.

Instantes antes de recibir el disparo, al notar que habían venido a matarlo, testigos cuentan que el padre miró a los ojos a sus verdugos y les dijo “Un obispo puede morir, pero la iglesia de dios no morirá. Que mi sangre sea semilla de libertad”. F/Telesur / F/elpreg.org