Científicos brasileños descubren compuesto que frena la vida del parásito que causa la malaria

(Xinhua) — Científicos brasileños descubrieron un compuesto capaz de interrumpir el ciclo de vida del parásito que causa la malaria, impidiendo la transmisión de la enfermedad para el mosquito vector, con lo que abre un camino para desarrollar un medicamento contra la malaria, informaron fuentes oficiales.

Según reveló la estatal Agencia Brasil, la molécula, de nombre TCMDC-135051, sintetizada por la farmacéutica GSK, consiguió inhibir una proteína esencial para el ciclo de vida de tres especies de parásitos que provocan la malaria. Incluso el más agresivo de los tres, el Plasmodium falciparum, se mostró sensible al compuesto.

El científico Paulo Godoi, de la Universidad Regional de Campinas (Unicamp) afirmó que “se documentaron más de 190.000 casos de personas infectadas por la malaria en Brasil, la gran mayoría en la región amazónica. El número de personas infectadas es bastante grande. La industria farmacéutica tiene poco interés en este tipo de enfermedades porque los países son pobres y las enfermedades son crónicas”.

Para Godoi, “la industria tiene mucho interés por enfermedades crónicas, en las cuales el paciente tiene que continuar tomando la medicación por muchos años”.

La malaria es una enfermedad que se transmite por la picada de una hembra del mosquito Anopheles infectada, por lo que no es transmisible entre personas, apenas con la participación de un mosquito.

La acción del compuesto afecta el parásito en distintas etapas de desarrollo, con lo que lo convierte más eficiente. La sustancia tiene eficacia en la fase asexuada del parásito, cuando prolifera dentro de la célula humana y provoca los síntomas, y también en la fase sexual, cuando puede ser transmitido de vuelta para el insecto vector y completa su ciclo, pudiendo infectar otras personas.

Las pruebas se realizaron con células in vitro y en animales. En las células in vitro, el compuesto mostró la inhibición del enzima, con lo que el parásito moría dentro de la célula, y en vivo, mostró la eliminación del parásito circulante en ratones y su eliminación de la sangre tras cinco días de infección.

Godoi explicó que hay una diferencia importante entre la acción de este nuevo compuesto y los medicamentos que hay en el mercado.

“Esta molécula nueva es bastante específica para eliminar el parásito sin, probablemente, interferir en otras proteínas del cuerpo. Esto ya es una buena señal de que los efectos colaterales en el ser humano, si ocurren, deben ser pequeños”, comentó.

Para ser considerada segura, una molécula candidata a convertirse en nuevo medicamento no puede tener interferencia con proteínas humanas.

Los científicos brasileños que realizaron el descubrimiento forman parte de la red Structural Genomics Consortium (SGC), un consorcio internacional de universidades, gobiernos e industrias farmacéuticas para acelerar el desarrollo de nuevos medicamentos.

En el caso de los investigadores brasileños, estuvieron financiados por la Fundación de Amparo a la Pesquisa del Estado de Sao Paulo (Fapesp).